¡Hola, artistas de la vida! Hoy vamos a sacarle el polvo a los álbumes de fotos familiares, pero si no tienen polvo vamos a cogerlos igualmente, ¿eh?, que necesitamos las fotografías.

Material:

FOTOGRAFÍAS FAMILIARES: En el caso de que no tengáis ninguna foto familiar impresa, podéis hacer este reto perfectamente con cualquier fotografía, pero hemos escogido que sean familiares para tener una excusa para volver a repasar aquellos momentos personales tan especiales que quedaron inmortalizados para siempre.

BASE: Papel o cartulina.

BOLÍGRAFOS Y COLORES: Para dibujar y para pintar.

PEGAMENTO: No es necesario porque no hará falta pegar las fotos en la hoja para hacer el ejercicio. Si queréis que formen parte del dibujo podéis dejarlas a parte cuando hayáis terminado y esperar a poder fotocopiarlas más adelante para pegar las copias recortadas en lugar de las originales. Pero si vuestros papás y mamás os dejan pegar las originales sí que necesitaréis pegamento.

Vamos allá:

Está muy bien que riáis recordando historias familiares de las que habéis formado parte y que les hagáis mil preguntas a vuestros papis y mamis de otras que a lo mejor pasaron antes de que nacierais, pero tenéis que estar muy atentos porque tenéis que encontrar una o más fotos que os gustaría expandir. ¿Cómo? Cuando tengáis una, poned el papel o cartulina en horizontal o vertical, y colocad la foto encima, en el lugar que queráis, ahora observad. ¿Qué líneas de la fotografía os gustaría alargar para que la imagen continúe fuera de ésta, sobre el papel? Vamos a enseñaros la idea con un ejemplo, aquí dos hermanitos que no sabíamos dónde estaban, resulta que están delante de la clásica jirafa con alas:

¡Qué recuerdo más loco!, ¿verdad? Pues podéis hacer crecer todos los que queráis cuánto queráis y en todas las direcciones. Observad muy bien la foto para que todas las líneas que salen de ésta se prolonguen en el dibujo. Aquí tenemos a una niña que de pronto resulta que en lugar de en una habitación normal… ¡estaba en una habitación debajo del mar!

Veréis que nosotros hemos escogido fotografías en blanco y negro. Esto ha sido porque queríamos que la imagen quedara integrada en el dibujo y es más fácil imitar negros y grises que colores ya impresos. De todas formas, si no tenéis fotos en blanco y negro o sí queréis expandir una foto a color, sois libres de hacerlo. Sólo recomendamos que en tal caso uséis gamas o tonos parecidos a los de los colores originales o que contrasten vistosamente con ellos. ¡Ah!, y desde luego que podéis unir en un dibujo dos fotos. Como aquí, que hemos jugado con el color y con más de una imagen:

¿Hasta dónde dejaréis volar vuestra imaginación? Lo mejor es hacerle caso a Buzz Lightyear: “Hasta el infinito… ¡y más allá!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.