¡Bienvenidos a un nuevo reto, artistas! ¿No habéis pensado nunca que os gustaría ver cosas diferentes en la tele? Seguro que sí, porque la verdad es que a veces la programación… Es igual, que no estamos aquí para quejarnos, ¡estamos aquí para crear! Y hoy crearemos una tele.

Material:

  • CARTULINA: Ni muy fina ni muy gorda, que tiene que ser fuerte, pero la tendremos que recortar.
  • FOLIOS: Para dibujar lo que se verá en la pantalla de nuestra tele.
  • BOLIS y ROTULADORES: Para pintar y dibujarlo todo. Aunque para pintar los folios podéis usar lo que queráis, recomendamos materiales que queden fijos y no manchen.
  • REGLA: Vamos a medir y marcar.
  • TIJERAS: También vamos a recortar.

Pasos:

Ponemos una imagen de referencia para los primeros pasos:

1- En la cartulina para la tele, dibujad el rectángulo que hará de pantalla. Apuntad o recordad la medida que escogéis para el ancho (A) y para el largo (B). Una vez hecho esto, recortad sin pasaros de largo los dos segmentos A del rectángulo pantalla:

Después, alrededor de la pantalla podéis dibujar los detalles que queráis que tenga vuestra televisión, pero, ¡atención!, es importante que los márgenes de la tele tengan un mínimo de 3cm por ambos lados de la pantalla. A parte de eso, añadid lo que queráis, diales, botones… ¡Y pintadla! Nosotros hemos hecho una de estilo antiguo, así que también le hemos puesto antenas:

2- Para dibujar la escena que queréis que aparezca en la pantalla, coged un folio. Dibujad ayudados de la regla un rectángulo que mida 0,5cm menos de ancho, y 5cm más de largo. Rebajamos un poquito el ancho para que luego la imagen entre fácilmente por la ranura de la pantalla. Le añadimos 5cm más de largo de la siguiente manera, 2cm más para cada margen al lado de la imagen, y 1cm más de la propia imagen para que luego no nos falte dibujo en la pantalla:

Una vez hecho esto, podemos dibujar y pintar una escena que nos encante. Puede ser de un anuncio gracioso, de un programa, serie o película que nos imaginemos o que exista, ¡lo que más nos apetezca ver!

3- También hay la opción de hacer una escena con sorpresa. Para este caso, haced un rectángulo que ocupe todo el largo de un folio y en los extremos dibujad los dos márgenes de dos centímetros. Os quedará un espacio para la escena más largo que la propia pantalla. Marcad cuál es la medida del largo real de la pantalla, y sabréis que de este punto hasta el margen, podéis esconder una sorpresa que se revelará como continuación de la escena:

4- Cuando tengáis todas vuestras escenas, largas o cortas, recortadlas, teniendo en cuenta que no tenéis que recortar los márgenes, porque serán lo que dejarán las imágenes fijas en la tele:

5- Cuando tengáis las escenas recortadas, girad la tele. Dadle también la vuelta a la escena que queráis poner en pantalla, asegurándoos de que la imagen quedará al derecho. Ahora, empezad a introducir la escena por una de las dos ranuras de la pantalla. Veréis que la imagen sale por el otro lado de la pantalla, tirad de ella hasta que esté entera y haced que el extremo que está suelto entre en la otra ranura. Por detrás lo veréis así:

¡Y ya tenemos nuestra tele con la mejor programación que nos podamos imaginar! ¿Queréis que hagamos zapping?:

¡Por cierto! Os ponemos un ejemplo de lo de escena con sorpresa. Primero dejamos la imagen mostrando sólo el planteamiento de la escena, y después tiramos hacia la izquierda para que aparezca la sorpresa. (Aunque podéis hacerlo en la dirección que queráis!):

La televisión necesita buenas ideas, así que dejad fluir toda vuestra creatividad y no tengáis miedo si lo que os imagináis os parece irrealizable porque…

…alguien se imaginó que un día iríamos a la luna 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.