¡Hola, queridos artistas! Hoy os traemos en primicia el esperadísimo estreno de la segunda parte del reto CUADRADITOS. ¿Se acuerda todo el mundo de cómo se habían quedado las cosas en la primera parte?

Como un héroe valiente, os enfrentasteis con tenacidad a una hoja cuadriculada para reproducir en ella una obra de arte pictórico construida con los propios cuadrados del folio. Y seguro que os quedaron dibujos increíbles, fueran reproducciones de otros artistas o de vuestra propia mente. Y seguro también que al final lo veíais todo a cuadritos. Han pasado los días y habéis recuperado vuestra visión normal, pero… ¡tachán, tachán! ¡Una nueva hoja cuadriculada ha llegado para presentaros otro reto! Vamos a pintar de nuevo guiados por los cuadrados, pero hoy el dibujo no estará restringido a su influjo rígido.

Material:

  • UNA HOJA CUADRICULADA: O más, depende de cuántos dibujos queráis hacer, y de si queréis unir más de una para tener una mega cuadrícula. Pero esto ya lo sabíais, siguiente…
  • BOLIS, LÁPICES, ROTUS: Lo que os haga más ilusión para pintar y colorear. De todas formas, recomendamos material que no tenga la punta demasiado gruesa, que vamos a ir cuadrito a cuadrito. Descartaríamos cualquier material que se aplique con pincel de punta gorda o que sea demasiado acuoso.
  • REGLA: Es opcional, pero os irá bien si queréis seguir un paso que hemos hecho antes de empezar el dibujo.

Procedimiento:

Una vez dispongamos de todo el material, tomaremos aire profundamente y lo soltaremos, que nos espera un rato de mucha concentración. ¿Hecho? ¡Pues vamos! Lo primero que hemos hecho ha sido crear un marco de color negro en la hoja para hacer dentro el dibujo. Para eso necesitábamos la regla, pero decidid si queréis o no incluirlo e vuestra pieza:

Ya podemos empezar. Lo primero será decidir qué vamos a dibujar y en qué dirección. Aunque antes de escoger, nos tendremos que tomar unos instantes para tener en cuenta lo siguiente: una vez hecho el dibujo vamos a pintarlo rellenando los cuadrados de distintos colores, usando gamas para cada parte para que ni un sólo cuadrado toque por un lado otro que sea del mismo color, no hemos aplicado esta regla en diagonal porque no teníamos tantos colores, pero si alguien los tiene y se atreve, es bienvenido. Entonces, es esencial que las cosas que salgan en el dibujo no sean diminutas, para no crear confusión.

Vamos al ejemplo práctico. Nosotros hemos decidido que dibujaríamos cuatro lobos, aullándole a la luna. También hemos puesto una cordillera de montañas cercana y una más lejos, separadas por un río. Y dos montañas de tierra. Nos han quedado para pintar cuatro animales, un satélite y su cielo, dos bloques de montañas, un espacio con agua y dos montañas sueltas. Todos los elementos están compuestos de bastantes cuadrados. Excepto los dos lobos en tercer y cuarto plano, a los cuales hemos decidido convertir en dos siluetas. Parecen muchas cosas, pero todas son grandes. Y el siguiente paso es asignarle una gama principal de colores a cada elemento, para evitar marearnos tanto pintando como contemplando el resultado final y para que el conjunto individual quede más compacto:

Ahora, tened en cuenta que el blanco se hace dejando los cuadrados sin pintar, que os contamos nuestra distribución de colores. Lobos: Negro, grises, blanco. Luna: Blanco y grises. Cielo: Lilas, púrpuras. Cordillera cercana: Verdes claros. Cordillera lejana: Verdes oscuros. Agua: Azules. Montañas sueltas: Rosas para el suelo, marrones para el perfil:

Hemos sido respetuosos con las gamas, pero nos hemos tomado algunas licencias. Si os fijáis en el lobo en tercer plano, no es todo silueta, hemos pintado con su gama una de sus patas traseras, para darle profundidad. Por otro lado, cuando tengamos las gamas claras y ya estemos pintando podemos añadirle a alguna de las zonas algún que otro cuadrado de otra gama, para contrastar y crear puntos de luz o sombra, nosotros nos hemos flipado un poco con el cielo… Y hablando del cielo, también hemos decidido que la luna sería el único elemento que contaría con cuadrados del mismo color tocándose, el blanco en este caso, para que nos quedara bien brillante. Y ya está, sólo añadimos después de todo esto, para los que hayáis decidido hacer el marco negro al principio, que una vez vuestra obra esté terminada, podéis recortar el dibujo con marco incluido, ¡mirad qué contraste!:

Tendréis que esperar un poquito hasta que llegue «¡CUADRADITOS REVOLUTIONS!» la tercera parte de esta saga, pero nos vemos mañana con un nuevo reto, ¡y con muchas ganas de crear! 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.