¡Hola, queridos, artistas! ¿Sabéis lo que es un tótem?, ¿os suena?. Pues a los que sí, ya sabéis lo que vamos a hacer hoy, y a los que no… ¡ahora mismo os lo explicamos!

Un tótem es un objeto que en la mitología de algunas culturas sirve para representar a la tribu o a un individuo mediante una serie de símbolos. Es un conjunto de piezas con la forma de distintos atributos colocadas la una sobre la otra a modo de columna. Pero basta de cháchara, vamos a enseñaros algunos ejemplos para que os quede más claro:

Hay distintos modos de crear los totems, pero la mayoría son tallados en madera. También hay mucha variación en los símbolos que representan, pero se repiten mucho animales, vegetación, personas y caras, en definitiva, elementos de la naturaleza. Sus colores suelen ser vivos y la manera de utilizarlos muy vistosa ¿Sí? Pues venga, ¡vamos a hacer un tótem!

Material:

  • CAJITAS DE CARTÓN: Todas las que queráis, pero que estén vacías. Recomendamos que sean de tamaños similares. También nos servirán cosas como vasos de cartón o rollos de papel higiénico terminados.
  • PINTURAS: Témperas, gouache, acrílicas… las que podáis encontrar, ¡recordad que para usar acrílicos tenemos que ponernos bata!
  • ROTULADORES: De colores. Lo ideal sería que fueran permanentes si son para pintar sobre pintura. Pero también podemos usar los normales.
  • CARTULINAS: Para añadir detalles que sobresalgan del tótem.
  • TIJERAS: Para… (redoble de tambores) …¡recortar!
  • PEGAMENTO, CELO O COLA: ¿Para qué? ¡Ah, sí, para pegar! 😛
  • FOLIOS: Os pueden servir para forrar los bloques y dibujar encima en el caso de que no tengáis pinturas.

Pasos:

Si tenéis pinturas, lo primero que haréis será colocar las cajitas sobre una base que podáis manchar, también podéis aprovechar para hacer pruebas y decidir cómo vais a montar las columnas, qué pieza va a ir en cada lugar:

Después toca pintarlas para tapar las marcas y las letras. Nosotros hemos escogido el marrón para simular el color de la madera. Hemos usado uno más oscuro para el bloque que nos haría de base y uno más claro para los que constituirán la columna. Una vez se ha secado, le hemos dado otra capa para que no se viera ni una letra y para que el color quedara uniforme. (Los que no tengáis pintura sólo tenéis que envolver las piezas con folios, como si fueran regalitos, y usarlos también para forrar los vasitos o rollos de papel, con celo o pegamento) :

Cuando ya estén pintados (o forrados) los bloques y decidido el orden en el que irán, toca asignarle un símbolo a cada uno. Nosotros teníamos cuatro, tres quitando el de la base. Y hemos decidido que el de abajo sería una cara, el del medio un gato y el superior un búho. Os dejamos esta lista con algunos de los animales más típicos en los tótems: águila, mono, tortuga, lobo, búho… Pero escoged los que prefiráis o más os gusten. 

Como nosotros hemos pintado (¡dos veces!) los bloques, pero ya teníamos decidido lo que representaría cada uno y queríamos continuar, hemos aprovechado el tiempo que tardaban en secarse para hacer los elementos que sobresaldrían del tótem. Si os habéis fijado, en las fotos de referencia se destaca el hecho de que siempre hay elementos que sobresalen, generalmente alas de pájaros, por lo común situados en las zonas más elevadas. Como nosotros hemos querido hacer un búho, le hemos hecho dos grandes alas. A continuación os enseñamos cómo a los que también hayáis escogido seres alados. 

Hemos cogido las cartulinas, también marrones para que todos los elementos tuvieran el mismo color base. Hemos dibujado una larga ala, calculando que luego cupiera en el lateral de nuestra cajita búho, y hemos dejado una pestaña de unos dos centímetros para poder pegarla cuando estuviera terminada. La hemos pintado y la hemos recortado. Luego la hemos colocado sobre la cartulina y hemos repasado su perfil para conseguir la segunda ala, que hemos pintado con el mismo patrón. Después hemos vuelto a pintar la primera ala por detrás, y luego hemos recortado la segunda ala para hacer lo mismo:

A continuación hemos repetido este proceso con dos orejitas que queríamos que sobresalieran de la cabeza del búho. Hemos calculado que encajaran con la parte superior de su cajita, las hemos dibujado juntas dejando una pestaña de dos centímetros y las hemos recortado. Si decidís hacer lo mismo, cuando dibujéis y pintéis vuestro pájaro podéis hacerlo colocando su cara en la parte delantera de la cajita, así después podréis encajar las orejas en la ranura:

Ahora, ha llegado el turno de coger un rotulador negro y dibujar vuestros animales o seres. Recomendamos que para hacer el de abajo, tengáis en cuenta el del medio, por si queréis que se fusionen los dibujos en algunos puntos. Y que tengáis en cuenta el superior cuando pintéis el del medio. Y así sucesivamente, si tenéis más de tres bloques para la columna. Una vez los tengáis todos dibujados podéis pintarlos. Los rotuladores permanentes irán bien sobre la pintura, aunque podéis pintarlos con más pintura. Los que hayáis forrado las cajas podéis pintar con lo que queráis, rotuladores normales, pintura… Os enseñamos como han quedado nuestros bloques por delante y por detrás:

El bloque de la base lo hemos llenado de hierba con flores por todos los lados, para que pareciera que estaba en el bosque. Al bloque de la cara lo hemos llamado señor Cosmos, sus ojos son estrellas, su nariz una luna y su boca una entrada a una galaxia; en la frente le hemos colocado las manos unidas del gato; por un lado tiene gotas de agua y por el otro gotas de fuego y detrás un dibujo tan misterioso como él… Al bloque del gato le faltan las orejas, tiene las patitas del búho en la frente y por detrás se le ve la cola. Al bloque del búho también se le ve la cola por detrás, y junto a las patas tiene las orejas del gato; este bloque lo hemos pintado acorde a las alas y las orejas, que ya estaban hechas, y cuando hemos terminado el cuerpo le hemos pegado los elementos que sobresaldrían, después de pintar las pestañas de las alas de color verde. Cuando ya estaba todo el mundo pintado, hemos montado los bloques, el uno encima del otro, la verdad es que nosotros no los hemos pegado porque se aguantan solos, pero si queréis podéis hacerlo con cola. ¡Y ya está! ¡Ya tenemos nuestro tótem!:

¿Os imagináis hacer uno que llegue al cielo?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.